viernes, 5 de julio de 2013

La Informacion Digital


Ve prioridad resolver problema eléctrico


El vicepresidente de Investigaciones Económicas del Scotiabank en Canadá, Pablo Bréard,  considera que la búsqueda de una solución de largo plazo para el problema estructural del sector eléctrico “es y seguirá siendo una prioridad para crear condiciones de crecimiento con bajo desempleo”.
   
Al bordar los desafíos de la economía dominicana en una entrevista concedida al boletín de la Asociación de Bancos de la República Dominicana, Bréard también favoreció  una política de diversificación productiva y de mercados internacionales.
   
Aunque reconoció que Europa seguirá deprimida por más tiempo del planeado, dijo que  hay otros actores en la economía global, sobre todo en el mundo emergente, que ofrecen oportunidades de inversión y comercio. México, Brasil y Panamá son buenos ejemplos al respecto.
   
Asimismo, tras señalar que  una economía no funciona con alta inflación y déficits fiscales, planteó que la búsqueda de un escenario de inflación baja sostenida y equilibrio fiscal es un objetivo que debe estar presente en todos los dominicanos, sean representantes o representados.
   
“Con baja inflación se planifica mejor desde el punto de vista monetario”, dijo. Consideró que  está clara la dirección de las autoridades del Banco Central para inyectar mayor estímulo a la economía a través de la reducción de encajes y así fomentar el otorgamiento de créditos a las pequeñas y medianas empresas, las cuales, en definitiva, son los generadores de empleos sostenidos y productivos.
   
Asimismo, señaló que el compromiso con la estabilidad cambiaria es visto con ojos muy favorables debido a que permite mantener las expectativas  inflacionarias dentro de rangos acotados.
   
“Con baja inflación, se puede planear a largo plazo. Si existen las condiciones de planificación a largo plazo, habrá mayor flujo de
inversiones locales e internacionales en el país”, explicó. En  cuanto al aspecto  fiscal, señaló que no hay duda de que la necesidad de reducir el desequilibrio en forma tan rápida trajo consecuencias adversas para varios sectores de la economía.        

Sin embargo, aclaró que  el compromiso con la sostenibilidad fiscal es y será recompensado con una mejora en el clima de negocios y con mejor percepción internacional del riesgo crediticio. Por otro lado, dijo que el sector financiero contribuye al crecimiento económico siempre y cuando la banca sea competitiva, esté bien capitalizada, se halle sujeta a un marco regulatorio sólido y que la calidad de sus activos sea elevada.
  
Consideró que el país  cuenta con con  casi todos estos factores, por lo que  es un mercado atractivo para instituciones de intermediación financiera dedicadas a la banca comercial tradicional.